La pintura intuitiva como una forma de conectar con el Ser Interior

Spread the love

¿Alguna vez has oído hablar de la pintura intuitiva? En este artículo, hablaré sobre esta práctica transformadora y libertadora, accesible a cualquiera que desee desarrollar la atención plena y conectarse con su fuente creativa interna.

Siempre me ha gustado pintar. Recuerdo haber recogido pinceles por primera vez y haber pintado sobre un lienzo en blanco cuando tenía solo 11 años. Aunque nunca estudié arte o hice un curso de pintura (estudié biología), la pintura siempre fue una pasión a la que volvía siempre que necesitaba expresarme o calmarme emocionalmente.

En algún momento, hace muchos años, comencé a notar la relación entre mi SER y mi HACER, especialmente cuando estaba pintando. Cuando me sentía ligera y relajada conmigo misma y con la vida, mis características en la pantalla fluían naturalmente, sin bloqueos. Sentí que la creatividad fluía dulcemente en cuestión de minutos, y no podía sentir el paso de las horas, ni el hambre, ni la sed … Estaba en el flujo creativo. ¡Qué momentos tan mágicos!

Pero eso estaba lejos de suceder todos los días. Muchas veces me senté a pintar, sentí que los ruidos de mis pensamientos eran tales que me bloqueaban la mente y, a veces, ni siquiera podía decidir qué pintar o cómo continuar. Debido a eso siempre tenía la pregunta en mi cabeza: ¿cómo es posible acceder a estos momentos? Todo parecía depender de cómo había sido mi día o mi semana … Parecía que dependía de circunstancias externas, algo ajeno a sí mismo. Sentí que no tenía mucho control sobre eso. Entonces … descubrí la meditación.

Un camino basado en la intuición y la confianza en mí misma

En 2015, cuando comencé a practicar la meditación de manera coherente a través del Programa de Desarrollo Personal de 42 días de Peace Revolution, gradualmente sentí que estaba empezando a cambiar. Descubrí que era posible aprender a mover mi mente a un estado más relajado y cultivar una paz interior más estable y menos propensa a ser alterada por causas externas, ya sean personas o circunstancias. Y eso se reflejó en mi arte.

En el año 2016, cumplió su sueño de participar en el Tercer Retiro de Meditación para Artistas en Tailandia, organizado por Peace Revolution. ¡Fue una experiencia inolvidable! Fuimos 26 participantes de 19 países diferentes de alrededor del mundo, quienes compartimos durante dos semanas nuestra pasión común por el arte y aprendimos con Monjes Budistas a reconectarnos con nuestra voz interior única a través de la práctica de la meditación.

Desde entonces, he descubierto una nueva forma de vivir que ha permeado todas las áreas de mi vida. Mi relación con la pintura (y con la vida 🙂 ) ha cambiado y he comenzado un camino basado en la intuición y la confianza en mí misma. Comencé a pintar sintiéndome libre de miedos y juicios internos.

Y eso es lo que quiero compartir contigo. En la primer parte de este artículo, hablaré sobre qué es la pintura intuitiva y cómo es una práctica que cualquier persona puede lograr y recibir sus muchos beneficios. También veremos cómo aprender a acceder al flujo creativo de una manera intencional y natural, a través del desarrollo de nuestra atención plena y la práctica de la meditación.

¿Qué es la pintura intuitiva?

Es una práctica de desarrollo personal y bienestar, que ayuda a la persona a despertar, expandirse y fortalecerse a sí misma a través de la conexión con su intuición, flujo creativo y expresión espontánea.

En el arte intuitivo, creas arte utilizando la conciencia interna centrada en el corazón y no depende del análisis o las preguntas basadas en la lógica, la razón o el intelecto. En este sentido, generalmente no se define como un arte en el sentido tradicional, ya que no utiliza técnicas analíticas clásicas para aprender a pintar (perspectiva, geometría, anatomía u otras).

La pintura intuitiva ofrece la oportunidad de explorar el Ser interior a través del proceso en un entorno seguro y sin críticas, “sintonizando” con su creatividad única, sus emociones y el “sentirse bien”. Al mismo tiempo, pierde el apego a los significados, el control, la experiencia o el producto final. Imagina ahora la imagen de un niño recogiendo un lápiz rojo sin dudarlo, en lugar de un lápiz azul, al dibujar. No hay lógica detrás de esa decisión, ¿verdad? Solo un espacio interior que lo invita a confiar y elegir lo que habla la guía de voz interna.

Esta práctica trae muchos beneficios, entre ellos, te ayuda a desarrollar tu intuición; a equilibrar tus estados mentales e incrementa tu conciencia personal y espiritual y tu atención plena; a explorar tu inconsciente, creando un espacio de auto-cura para los sufrimientos emocionales; integrar elementos perdidos del ser; mejorar tu percepción de la vida; descubrir tu voz visual única; y, a acceder a una creatividad interior sin límites.

La pintura intuitiva es personalmente transformadora porque ayuda a las personas a ser versiones auténticas de sí mismas. Esto, por supuesto, puede aplicarse a cualquier otro tipo de arte, como escribir, bailar, cocinar, etc… y… a la vida misma. La tarea más hermosa que podemos hacer en nuestras vidas es vivirla de manera libre e intuitiva, aprendiendo a descubrir y reconocer cualquier talento “oculto” que podamos tener dentro de nosotros mismos.

 ¿De dónde viene la creatividad?

Mucha gente cree que ser creativo es algo de “artistas”. Pero la creatividad no es más que la capacidad de conectar en nuestro cerebro varias ideas o información diferente para producir una idea totalmente nueva y sin precedentes. La creatividad es nuestra habilidad innata para encontrar soluciones a las diversas situaciones que aparecen en la vida.

Todos somos seres creativos: nacemos siendo creativos, pero a medida que nos convertimos en adultos, si no entrenamos esta habilidad, sentimos que la estamos olvidando o perdiendo. La creatividad, como cualquier otro talento, requiere práctica. Cuanto más haga ejercicio, su cerebro creará más conexiones neuronales y se acostumbrará a pensar “fuera de la caja”, de una manera original y auténtica. Ahora presta atención. La creatividad nace de un lugar dentro de nosotros: proviene de nuestra intuición.

Mucho se ha escrito sobre la intuición, sus orígenes inciertos y por qué debemos escucharla más que la razón y la lógica. Sin lugar a dudas, la intuición es un espacio de confianza que abre puertas a la imaginación que nunca se habría descubierto únicamente por la razón. Albert Einstein dijo que “la imaginación es más importante que el conocimiento” y que “el intelecto tiene poco que ver en el camino de los descubrimientos. Vienen de un salto de conciencia, al que puedes llamar intuición o como desees, y la solución te llega sin saber cómo ni por qué “.

Desafortunadamente, fácilmente estamos muy ocupados y ahogamos la voz de la guía intuitiva que naturalmente todos tenemos adentro de nosotros. Creo que es una tarea existencial reconectarse con ella. Confía en tu intuición. No necesitas explicar o justificar tus sentimientos ante nadie, solo confía en tu guía interior, ella te conoce mejor que todos los demás. Ella traerá la creatividad de nuevo en tu vida.

 Pero … no sé pintar!

Si nunca te has aventurado a pintar antes, probablemente tengas la siguiente pregunta en la cabeza en este momento: ¿puedo hacerlo realmente? La respuesta es: ¡Si, tú puedes!

Recuerda cuando eras niño: recogías los pinceles, te gustaba pintar durante horas y, probablemente, ¡nunca te habías preguntado si eras un artista! De hecho, eso no le interesó, pues estaba en el flujo creativo, disfrutando de la experiencia, totalmente inmerso o inmerso en el momento presente.

De la misma manera, en la pintura intuitiva, te expresas como si fueras un niño(a) nuevamente: con energía e inocencia, pero al mismo tiempo con honestidad y con la profundidad de toda una vida de experiencias. No se trata de crear “algo”, sino de aflojar posibles bloqueos que pueden existir en tu creatividad natural. El propósito es abrir los canales para una expresión creativa auténtica.

La pintura intuitiva te pide que te muestres abiertamente y con coraje, solo para que juegues con los colores y los pinceles en el lienzo o en el papel. Una vez allí, recordarás cómo lo haces … y gradualmente entenderás por qué. Saborearás el despliegue de los espacios interiores. Descubrirá la “pintura lúcida”, y sentirá como si estuviera pintando un sueño que haya tenido antes. Tu Ser Creativo se iluminará. Encontrarás paz y gratitud. Desatará su voz visual única y se reconectará con su Ser radiante y creativo.

Para aquellos nuevos en esta pintura, los invito a ir más allá de lo que se ha dicho sobre el propósito y el valor del arte; Te invito a aventurarte abriéndote una nueva puerta para explorar tu paisaje interior a través de colores y formas. Recuerda: No hay errores, solo el proceso de estar en el ahora y la conciencia de mirar neutralmente los asuntos de tu vida mientras pintas. Al final, imagina que es una meditación activa.

 Conectando con tu voz interior

Definir la idea de una voz interior llena de sabiduría es una tarea difícil de alcanzar. Sin embargo, es “algo” que conocemos sin razón, que en sí mismo se siente como una paradoja, pero que nos permite saber cuándo algo se siente bien o no para nosotros mismos. Es como una brújula interna que nos anima a confiar y dejar que nuestros sentimientos sean nuestra guía. Una de las maneras más simples de entender la intuición es seguir lo que nos hace felices.

Todos estamos conectados por este increíble “algo” que llamamos intuición. Podemos experimentar cómo preserva vidas, evita que suframos demasiado y nos guía en la dirección correcta en el momento adecuado. Sin embargo, cuando “escuchamos” estas llamadas desde dentro de nosotros mismos, a menudo ignoramos esta sabiduría al justificarnos con frases como “Lo estoy inventando”, ¿”Eso no puede ser correcto” o “Lo que otros pensarán al respecto? “. En otras ocasiones, simplemente estamos tan distraídos y ocupados en el ruido de nuestra vida diaria que no podemos escuchar estas llamadas. De esta manera, saltamos de una duda a otra, creando dramas, complicaciones y confusión innecesaria.

Esto, a su vez, agrega más contaminación a nuestras mentes, aumentando nuestra inseguridad e indecisión. En este punto, la única forma de aclarar nuestra visión es ir hacia adentro. Entra en tu fuente interior de calma, detente la carrera mental y deja que todas las impurezas se decanten. Solo de esta manera podar “ver” lo que tienes adentro de ti mismo(a) y podrás escuchar nuevamente la voz guía interior.

La práctica de la meditación nos ayuda a reconectarnos, permitiéndonos purificar nuestra mente y abrir las puertas maravillosas del autoconocimiento. Así, el proceso de creación se vuelve más fluido, honesto, claro, espontáneo y, por lo tanto, lleno de significados personales. En una sesión de arte intuitiva, confías en tus instintos, escuchas esa voz interior que te susurra, la saca y la pone en pantalla o en papel. Y así se abre un nuevo diálogo. Se crea una vía de doble sentido para que la información pueda fluir de forma libre y fácil. Para ello no es necesario tener ningún tipo de calidad psíquica o experiencia artística.

En la segunda parte de este artículo, compartiré los dos bloqueos más comunes que enfrentamos cuando comenzamos a pintar: el miedo a la tela o papel en blanco (= algo nuevo) y cómo manejar a tu crítico más importante: tú mismo. ¡Hasta entonces!

Si quieres saber más sobre mi arte, te invito a visitar mi página web en este enlace.

O también puedes seguirme siguiendo mi cuenta de Instagram.

Imagen de la portada:“Sikuli- La Madre de todas las Aguas”. 2015. Por Carolina Bertsch.

Facebook Comments