Excusas Para no Alcanzar tus Sueños

A veces la curiosidad no es suficiente para crear nuevos hábitos o alcanzar tus objetivos y sueños. Nos llenamos de excusas, las cuales, probablemente solo sean una forma disfrazada de nuestros temores o simplemente estar en una zona muy segura de tu vida.

Pero, ¿Qué podemos hacer para salir de nuestra zona de confort y empezar con el pie derecho un sueño guardado en la gaveta del escritorio o un proyecto nuevo? Personalmente salí de mi zona de confort hace casi un mes, aunque mis planes cambiaron tiempo atrás… y me dediqué a cerrar ciclos enfocándome en mis nuevas herramientas que aprendí a lo largo de 3 años.

Y este cambio fue porque porque mi espacio laboral se transformó. Vuelvo de nuevo al trabajo como freelancer y me siento lo bastante apta para sobrevivir en el medio.  Esto me ha llevado mucho a la reflexión y a no olvidar el enfoque a mis proyectos que están sobre ruedas, a los que dejé en el cajón del escritorio y los que apenas visualizo.

Lo que me ha llevado a encontrar desde mi silencio interior las mil y un excusas que hago para seguir en el lado cómodo de las cosas y es una lista larga. Sin embargo, les comparto mi lista sobre cómo enfocarte a nuevos retos a través de fomentar hábitos positivos en la vida.

  1. Haz conciencia del momento presente.  Estar en el presente implica varias actividades en el día que te enfocan en el aquí y el ahora. Y,  ¿cómo hacerlo? Para mí lo que mejor funciona es meditar el tiempo que mi mente requiera por la noche para irme a descansar tranquila y levantarme meditando para tener la energía necesaria para el día.  Otra manera para estar presente durante mi día es observar a detenimiento algunas actividades rutinarias, por ejemplo, cuando lavo los trastes o me doy cinco minutos para leer o dedicar un tiempo a mi hobby de preferencia.
  2. Observa actividades simples que haces en tu habitación. La más sencilla es ordenar tu cama después que despiertas. Aunque sea algo que hagas diario y sea de la misma forma, ayuda mucho a tu mente a seguir un orden, lo que no te será difícil seguir después el orden de cosas por hacer en el día. Ordena tu espacio y ordena tu mente.
  3. Observa tu cuerpo. Practicar Ashtanga yoga para mi es una lucha que gano los días en que me levanto temprano y hago de mi práctica una meditación activa. No hay mejor forma de estar consciente que practicar alguna actividad física, no necesariamente tiene que ser yoga, no importa la actividad que hagas si te deja una tranquilidad mental. Hace poco un conocido me dijo “no hago yoga porque no soy flexible”; para el no es una excusa, sin embargo es una realidad y probablemente un reto que no le interese hacer, el crecimiento personal y el autoconocimiento nos obligan a buscar nuevas cosas por aprender y hacer, no te detengas, haz yoga, practica, practica y sobrepasarás tus límites.
  4. Aprende cosas nuevas. Emprender un nuevo proyecto conlleva mucho a sacar a la luz lo que ya sabes y al auto aprendizaje, hoy día hay muchas plataformas con cursos sencillos en los que puedes aprender cosas nuevas. Hace dos años compré un violín que no he usado “porque no he encontrado un maestro para aprender a tocar el violín; sin embargo un amigo muy querido me dijo que hay una página donde puedes aprender lo básico de violín online, así que sin pensarlo ya he comenzado el curso como parte de las cosas nuevas que quiero hacer.
  5. LEE. Leer es una manera muy útil para ejercitar nuestro cerebro y mantener nuestras neuronas atractivas y habidas de conocimiento. Además, es una forma de mantenerte presente sin generar distracciones, simplemente por el hábito de seguir la mirada línea tras línea. Intenta leer todo tipo de textos, habrá cosas que se quedarán en tu memoria de por vida.

Cada día comienza de la misma forma y me voy a dormir de igual modo, pero lo que hace la diferencia en mi día es seguir esta lista y surfear las olas ósea “los nuevos retos” para no perder de vista mis objetivos. Estas cinco cosas me han ayudado mucho en mi nueva rutina, y mantienen mi mente aceptando cada reto que se presenta en el día. Si tienes alguna rutina en especial déjala en los comentarios, me gustaría mucho saber qué haces.

 

Fuente: Shutterstock

Mi Lucha Interna Del Día A Día: Practicar Ashtanga Yoga

http://www.ayurveda-awareness.com.au/news/no-time-for-yoga/

Cada mañana suena la alarma a las 6:00 a.m. Sin abrir los ojos y, supongo que en ese lapso de solo algunos segundos, recurren a mi mente mil y un pensamientos y excusas para no levantarme. Finalmente abro los ojos y mi primer pensamiento consciente es “PAIN” en español “dolor” (y es en inglés por ser más rítmico y rápido de asociar a ese pensamiento madrugal).

Por otros 15 minutos mientras me voy a la ducha a despertar finalmente, otra secuencia de mil y un excusas para no hacer yoga vienen a mi mente.  Para mi, cada mañana es una lucha interna mental para levantarme y hacer un esfuerzo sobrehumano para salir de casa e ir al shala (estudio de yoga) donde hago mi práctica.

El inicio

Comencé a practicar yoga en el 2004 y no me enamoré la primera vez de la práctica. El primer día apenas y pude sostener el volante para regresar a casa. El amor vino después cuando pude levantar mi pie, tomar el dedo gordo y hacer lo que nunca pude en la barra de ballet. ¡Aplausos! Estuve practicando alrededor de 6 meses, no recuerdo la razón por qué dejé de ir pero la semilla se había plantado, tardó en germinar otros años más para considerarme una estudiante de yoga.

Los años vacíos

Mi práctica varió por otro par de años, algunas veces lo hacía por algunos meses y así. Fue en el 2013 después de ir a mi primer retiro de Peace Revolution y de practicar meditación en serio que hubo una intención por querer retomar el yoga.

Entre 2015 y 2016 me vino a la mente la necesidad de ir a practicar Ashtanga a la fuente, a Mysore India; y sabía en ese momento que el camino no sería sencillo ni fácil si no hacía del yoga un hábito. Retomarlo, como la meditación cuando deja de ser un hábito, fue difícil, dolor emocional y dolores musculares varios. Si dejaba de practicar y volvía unos días después la sesión se volvía dolorosa y me sentía un costal de arena que tenía que levantar.

Flow…  o el compromiso conmigo misma

Hace casi un año sentí el flow y decidí ir a India este año para ser una estudiante más de yoga en Mysore.  Antes de irme a India, tuve la oportunidad de estar en retiros de meditación, los mismos que me ayudaron a afinar la auto observación y la contemplación.  Una vez de terminar mi temporada de maratones de meditación estuve lista para subir a un avión y continuar con el reto: 1 mes de práctica son Saraswathi Jois, hija del famoso Gurú Pathabbi Jois y mamá del Gurugui Sharat.  Después de este mes de práctica fui observando cómo mi cuerpo se fue haciendo más dócil a la práctica y como  el hecho de meditar y hacer yoga te da un estado de atención que antes no había experimentado.

Photo credits: Mmatad, me with Saraswathi Jois

Ya de regreso en casa seguí con la práctica y con mi lucha interna. A veces hay muchos distractores como en todo. Pero supongo que lo que me sigue moviendo internamente es esa necesidad de mi mente por mantenerse alerta a cada respiración, a cada movimiento y regresar a casa, meditar y sentir que se ganó una batalla más.

Desde mi muy personal punto de vista, el desarrollo personal es eso, es una lucha por continuar y por sentirse agradecido por cada nuevo hábito que pudiste mantener en el día, por esa decisión tomada y que fue la más acertada. Hasta hace poco entendí por qué mis maestros de meditación, monjes budistas tailandeses, recomendaban practicar yoga; y no fue hasta que logré una sincronía de respiración con ojos abiertos (haciendo yoga) y ojos cerrados (meditando) que vi la imagen completa.

Hacerte consciente de cuidar la mente y el cuerpo te lleva a un desarrollo de nuevos hábitos más saludables, de empatizar con las personas que están a tu alrededor y de simplemente disfrutar el momento presente, aunque el dolor y la lucha despierten al día siguiente.

Sea cual sea el deporte que practiques de forma continua recomiendo ampliamente tener espacios para tomarte una pausa, respira, duerme o medita si quieres. Hay algo que me ha marcado mucho este año y me sigue haciendo sentido, citando a Murakami El dolor es inevitable el sufrimiento es opcional.

Photo credits: Mmatad