Manifestaciones pacíficas

¿Cómo conseguir los objetivos que queremos a través de manifestaciones pacíficas logrando así entrenar y poner en manifiesto un tipo de activismo no violento? Mi relación con la meditación no comenzó hasta estar yo bien entrada en la década de los veinte. No obstante, cuando empecé a practicarla me di cuenta que algunas sensaciones que experimentaba y beneficios que empezaba a palpar, me retrotraían a sensaciones que había tenido anteriormente durante mi infancia, sobre todo en cuanto a la sensación de paz interior que invadía mi mente al meditar y la certeza de saber que emanaba a través de mi esa energía positiva hacia quienes me rodeaban.

En una ocasión recordé un momento exacto de mi infancia que se me quedó grabado en mi memoria. Me crié en una zona conflictiva de España, asediada por una nacionalismo atroz, castigada por el terrorismo y terriblemente herida por los conflictos sociales que escalaban por esta problemática. En este contexto, mi madre siempre fue un referente en mi forma de asimilar y confrontar esta problemática. Ella me educó en el activismo y me enseñó a reivindicar nuestros derechos, a usar mi libertad para alzar mi voz en contra de las injusticias que empobrecían nuestra forma de vida. Desde que tengo uso de razón me inculcó la vena activista llevándome a toda clase de manifestaciones, reivindicaciones, charlas y demás eventos.

Recuerdo que en más de una ocasión pasé miedo; miedo por ser reconocida por otros, miedo por ser criticada por el activismo que llevábamos a cabo, miedo por ser identificada de manera equivocada con etiquetas que no me definían… pero de alguna manera siempre apoyé en mi fuero interno la faceta activista que mi madre desarrolló y trató de inculcar en mí. Tengo sin embargo bastante vivo el recuerdo sobre una manifestación en particular donde el miedo que sentí fue por primera vez otro; el de mi integridad física. Si bien mi madre siempre había huido de la violencia y había tratado de escapar de todo contexto donde se palpara la escala de la misma, una vez nos vimos involucradas en una manifestación ilegal que tanto la policía como los manifestantes contrarios a nuestros ideales intentaron reventar varias veces. Íbamos al final de la manifestación, extremo que perseguían ambos bandos. En medio del alboroto y de la confusión, de repente todos los manifestantes empezaron a darse la vuelta y a encarar a aquellos que nos perseguían, de modo que de pronto pareció que estuviéramos encabezando una nueva marcha. El caos empezó a ser mayor, los ánimos a crisparse y el ambiente a caldearse. Recuerdo a mi madre agarrándome fuerte de la mano y a mí percibiendo sus dudas sobre si sería correcto marcharnos en aquel momento o quedarnos. Y de pronto empezamos a ver que las personas a nuestro alrededor empezaban a sentarse, dejaban de gritar y comenzaban a acomodarse en el suelo en silencio. Mi madre hizo lo propio y me invitó a sentarme con ella. Fue un momento ciertamente surrealista, pues pasamos del alboroto y el ruido a la quietud y el más puro silencio. Nunca supimos de qué manera empezó, quiénes tuvieron la visión, quién se sentó primero, por qué los demás le siguieron. Pero cuando el instinto era huir o como poco enfrentar, la respuesta fue mostrar calma.

Aquel día fue una lección que llevaré conmigo siempre. Aprendí que el activismo no lo es menos por no sucumbir a la violencia, y que precisamente, todo lo contrario, el silencio, la concentración y la quietud, cuando se hacen en masa, pueden tener una repercusión inmensa.

Fuente de foto: http://religionandtechnology.com/

 

 

Cómo cultivar el mindfulness

Minfulness se ha convertido un término de moda de un tiempo a esta parte. Sin embargo, en muchas ocasiones se malinterpreta y desconoce su verdadero significado, más aún cuando se aplica en el contexto de la meditación.

Hay estados mentales, sensaciones o sentimientos que en ocasiones son difíciles de describir, y que algunas lenguas han tenido la capacidad de recoger en un solo término. Este es probablemente el caso de mindful, que, quizá por su afilada certeza en describir un estado mental, se ha adoptado con naturalidad en nuestro propio idioma.

El diccionario define el sustantivo mindfulness con tres sinónimos: attentive, aware, careful; o lo que es lo mismo, atento, consciente, cuidadoso. La acción de practicar el mindfulness convierte a una persona en mindful. Y he aquí una curiosidad; bajo la misma pronunciación se pueden entender dos palabras diferentes, con un significado exactamente opuesto y cuya diferencia cobra aún más sentido simbólico si hablamos de su aplicación literal en el contexto del estudio de la mente… Ambas palabras se diferencian tan solo por una consonante: mindful o mindfull. Lo que en castellano serían, tener o poner atención plena en cada cosa que se hace, y tener la mente llena, respectivamente.

[Fuente: https://peacerevolution.net/]

¿Cuál es la diferencia?

Pasamos media vida con la mente anclada en el pasado y en el futuro. Pensamos en el pasado lejano lamentándonos por cosas que hicimos y evocando recuerdos de vivencias que nos gustaría repetir, a la vez que estamos pendientes del pasado inmediato constantemente ¿dónde dejé las llaves? ¿cerré la puerta del coche? Lo mismo ocurre con el futuro; nos recreamos en imaginar situaciones futuras a la vez que necesitamos pensar en el futuro inmediato para nuestra toma de decisiones inmediatas; ¿qué comeré? ¿llamaré hoy a tal persona o mejor mañana? En definitiva, llenamos nuestra mente de pensamientos, y nos convertimos en mindfull, en mentes llenas.

Estar con la mente en el pasado y el futuro conlleva a que le reste poco espacio para concentrarse en la situación actual, la que estamos viviendo aquí y ahora, en definitiva, al único momento que verdaderamente nos pertenece y sobre el que realmente tenemos control. De este modo, pasamos a meter esta realidad, muchas veces cargada de rutina, en el saco de lo mundano, de aquello que se hace sin pensar, pasando así también a vivir de un modo en el que la multitarea no solo se premia sino que se motiva intencionadamente… ¿por qué no iría yo a aprovechar a leer los últimos titulares en mi teléfono mientras me preparo un vaso de café y me lo bebo como desayuno?

Como consecuencia, vivimos una vida a la que nosotros mismos le restamos interés. Algunos, para recuperar la plenitud, se someten a experiencias extremas, “vivir la vida a tope”. Otros, buscan todo lo contrario; ser mindful, o lo que es lo mismo, poner atención plena en todo lo que hacen, sin importar cuán de mundano y rutinario parezca, para conseguir la misma sensación: ESTAR VIVIENDO LA VIDA CON PLENITUD, CON CONSCIENCIA aprendiendo así a disfrutar de ella en cada momento.

¿Por qué no iba a ser un disfrute preparar el desayuno de cada mañana, oliendo el aroma que desprenden los granos de café al ser molidos, escuchando el sonido de del agua ebullendo borbotones de café, preparando la mezcla perfecta de ingredientes en una taza, paladeando los primeros sorbos…? Ser capaces de disfrutar de algo así requiere entrenar la mente para estar concentrada en una única cosa. Pero lo que es mejor, esta consciencia de los pequeños detalles, acaba por atraer GRATITUD. Gratitud por un día más, por una mañana más, por un desayuno más… ¿o es que acaso tenemos la garantía de que el café de la víspera no fuera a ser el último?

Vivir la vida de forma mindful o con atención plena son el resultado lógico de la práctica de la meditación. Con ella, aprendemos a parar la mente, a llevarla a un estado de quietud, a observar y a ser neutrales. Y, lo que es más importante, con este descanso mental atraemos un profundo bienestar, una fuente inagotable de positivismo.

¿Y tú? ¿Quieres ser mindfull o mindful?

Los beneficios de la meditación en las relaciones sociales

A menudo, cuando se habla de los beneficios de la meditación, aquellos que no han meditado nunca pueden percibir que esta práctica se vende como una panacea, como el remedio para todos los males, algo demasiado bueno para ser cierto y sobre todo, con aparente aplicación a todos los aspectos de la vida.

Yo misma, aunque soy una persona que tiende a entusiasmarse al comienzo con cualquier nuevo descubrimiento o reto, así lo creí. No obstante, también soy una persona que tiende a abandonar enseguida aquellas prácticas que siento no me aportan lo suficiente. La meditación no necesita de una fe ciega al comienzo de su práctica, sabiendo que tarde o temprano se notarán los beneficios y que así empezaremos a palpar las razones reales de por qué seguir meditando, y por tanto sentir la motivación para meditar. Al contrario, es un ejercicio relativamente fácil cuyos beneficios se comienzan a sentir bastante temprano. Y sí, todos ellos están relacionados ¿cómo no va a estar relacionado el beneficio de mi paz mental con el beneficio de mi salud, o el beneficio de entender mejor a los demás, o el beneficio de ser más paciente…? Por tanto, sí, la meditación puede ser aplicable a muchos (si no todos) los sentidos y aspectos de la vida.

Probablemente esto fue para mí más patente en cuanto a mis relaciones. Cuando comencé a meditar allá por 2013 ¡cinco años ya! Practicar meditación me aportó pronto el beneficio de la consciencia; de ser más consciente sobre todos los aspectos de mi vida, empezando por mí misma, por conocerme mejor, observar mis cambios y tratar de reflexionar desde un punto de vista distante sobre el por qué de mis comportamientos. Esto me ayudó a desarrollar una empatía profunda por mí misma, una sensación de comprensión mayor que me permitió corregir hábitos de comportamiento a la vez que abrazaba mi propia naturaleza. Pronto, este sosiego fue trasladándose a mi forma de percibir a terceras personas. Comencé a escuchar y comprender más a la vez que procuraba juzgar y distanciar menos.

No cabe duda de que somos seres sociables y de que a lo largo de nuestra vida nos relacionamos con muchas personas en una infinidad de diversas situaciones. A veces se escoge con quién, cómo, cuándo, dónde y por qué, pero en otras muchas ocasiones debemos lidiar con situaciones que nos vienen dadas, donde tratar con terceros puede resultar convertirse en un reto. Partir de la comprensión y la empatía fue un cambio radical en mi forma de relacionarme y sobre todo, y más importante aún, en la forma en la que dichas relaciones y los sentimientos que me generaban afectaban mi salud mental.

[Foto Fuente: http://www.expansion.com/]

 

Buscando espacio para la creatividad

“Todos tenemos talento, si sabemos descubrirlo”

Ken Robinson

A menudo cuando se habla de creatividad, la mayoría de la gente cree que esta es un don con el que se nace, o como mucho, una cualidad que se puede ejercitar, pero solo por parte de aquellas personas que se dedican de algún modo a crear cosas, es decir, los artistas. Sin embargo, la creatividad forma parte de la vida cotidiana de cualquier persona de muchas maneras.

La creatividad es una cualidad de la mente que permite pensar nuevas ideas, pero no necesariamente ideas artísticas, sino todo tipo de ideas, como aquellas que pueden aportar soluciones a diferentes problemáticas mundanas y afrontar retos, por ejemplo. Es decir, la creatividad la puede desarrollar cualquiera y para cualquier ámbito:

En realidad, vivimos en un mundo imaginario donde todo es producto de la idea que alguien tuvo anteriormente. Todos tenemos esta capacidad, pero hemos de desarrollarla. ¿Cómo? He aquí la respuesta ofrecida por Ken Robinson, experto en desarrollo de la creatividad, a Eduard Punset: la creatividad necesita de cuatro ingredientes: en primer lugar, encontrar el elemento de uno, aquello que le hace feliz; en segundo lugar, tener pasión por esa práctica; en tercer lugar, ser disciplinado en la misma; y, en cuarto y último lugar, ser arriesgado y lanzarse adelante con los proyectos relacionados a ésta aún cuando fallen.

La mente necesita de espacio para sacar nuevas ideas adelante, de la misma manera que necesitamos pararnos y concentrarnos en pensar cuando tratamos de recordar dónde dejamos apoyadas las llaves. Ahora mismo, si nos dieran un papel garabateado entero y nos pidieran que en él escribiéramos nuestro nombre ¿qué haríamos? ¿escribirlo sobre los garabatos? ¿tratar de encontrar un hueco pequeño libre de tinta para hacerlo? ¿o dar la vuelta al papel para escribir nuestro nombre sobre superficie vacía? Quien opte por la última opción no solo demuestra ser creativo sino que explica en sí mismo el ejercicio que se ha de hacer para serlo. La mente necesita de espacio para ser creativa de la misma manera que nosotros necesitamos de espacio en un papel para escribir nuestro nombre, y el espacio mental lo puede aportar la meditación.

[Foto Fuente: http://www.marielo.es/]

 

Nunca Conociste Forma más Curiosa de Adquirir Hábitos Saludables

A lo largo de nuestra vida vamos estableciendo hábitos casi de forma inconsciente, mediante la repetición de acciones. Los hay positivos y negativos, y generalmente sabemos diferenciar muy bien entre ellos. Sin embargo, fallamos en lograr establecer buenas costumbres y seguirlas, al mismo tiempo que parecemos encasillarnos demasiado fácilmente en perpetuar aquellas que son negativas.

A pesar de que conocemos a fondo cuáles son los hábitos más saludables y dañinos para nuestra vida, a menudo, dejamos que nuestro bienestar dependa del consumo de hábitos negativos, mientras que tratar de fomentar otros nuevos nos llena de frustración. “Tengo que dejar de comer dulces”, “Debería empezar a correr” ¿Os suena?

[Fuente: leyatraccionpositiva.com]

El fiasco en los numerosos intentos de establecer y mantener buenos hábitos de los que carecemos es tangible para todos nosotros, y, probablemente esto frustre más nuestro intento de cambiar nuestro comportamiento, abandonando nuestras tentativas a fórmulas tan atractivas como simplistas y falsas que aconsejan, recomiendan y sugieren sencillos y lógicos pasos a seguir… “5 pasos para dejar de comer dulces”, “seis sencillos pasos para convertirte en runner”… ¿Os vuelve a sonar?

Establecer una nueva rutina ajena, a la vez que tratamos de dejar ir ciertas prácticas que se han tornado bastante viciosas requiere nada más y nada menos que fuerza de voluntad, primero, para establecerlos, y, segundo, para continuar en la práctica, hasta que al final nos sintamos a gusto con ellos, una vez superada la etapa inicial donde nuestra mente opone la máxima resistencia.

Pero ¿cómo ejercitar la fuerza de voluntad? He aquí una única respuesta que probablemente no se lea a menudo en ninguna de esas fórmulas que se multiplican y extienden por la red.

Meditar.

[Fuente: mundoconsciente.es]

Cuando practicamos la meditación tratamos la calidad de nuestra mente, refinándola cada vez más, como quien muele un grano de café, que evoluciona de un estado de grosor a un estado de finura. Tenemos la capacidad de ralentizar el alocado ritmo de nuestra mente, lo que nos permite ver con mayor claridad otras cosas como la relación de hábitos en nuestra vida.

¿Pero, cómo comenzar a meditar? He aquí la lista que todos esperábamos:

  • Escoge un momento del día: procura que sea un momento que le restas a tu sueño, no a otras actividades, para fijarlo como la el momento del día para meditar ¡no cuesta tanto levantarse 15 minutos antes!
  • Escoge un lugar: que sea cómodo, que te haga sentir bien y que se convierta en tu refugio para meditar.
  • Prepárate: no saltes a la meditación desde la actividad o el desasosiego mental. Trata de estar tranquilo pero bien despierto ¿cómo de bien suena hacer unos estiramientos antes de empezar?
  • Empieza poco a poco: 5-10 minutos sobrarán para que empieces a sentir ciertos beneficios que te ayudarán a sentirte mejor respecto a la práctica.
  • Tómalo como un regalo: siéntete agradecido por la práctica, ¡no cuesta nada! Solo tienes que sentarte, cerrar los ojos y descansar la mente.

Meditar nos ayuda a adquirir hábitos saludables porque nos pone en perspectiva para enfocar nuestra vida de una forma diferente. Practicar la meditación nos hace ver con más claridad lo que es beneficioso y perjudicial para nosotros y nos pone en una posición mejor para tomar las decisiones correctas.

¿Te animas a probar?

 

Confort ¿para qué te quiero?

Puede que a muchos nos atraigan las aventuras, sin embargo, pocos se dan cuenta que embarcarse en una aventura no es solo una oportunidad para vivir la vida al máximo, descubrir un universo entero cada vez y disfrutar de todo tipo de experiencias. También significa tener que sacrificar muchas cosas, o esencialmente una que las comprende todas. Es, probablemente, el sacrificio más difícil al que tenemos que hacer frente: salir de la zona de confort.

El diccionario define confort como un estado de bienestar o comodidad material. Yo sin embargo, añadiría, que el estado de confort también es un lugar de bienestar, calma y tranquilidad mental. El confort es ese jardín del edén sin interrupciones donde la belleza de vivir es perenne. Sin embargo, si reflexionamos sobre nuestra propia existencia personal, nos daremos cuenta que o bien por iniciativa propia o bien por vicisitudes de la vida, la zona de confort es en realidad un equilibrio difícil de mantener. Y es que si algo caracteriza a la vida es el constante cambio, que vapulea, agita y desorienta nuestra comodidad.

Los cambios, tan intrínsecos de la vida y a la vez tan difíciles. Los cambios de humor que hacen de nuestro estado mental una constante montaña rusa, los cambios de tiempo que nos obligan a adaptarnos, los cambios políticos que siempre conllevan novedades en nuestra forma de vida… desde las alteraciones más nimias hasta los variaciones irreversibles como la muerte, los cambios son hechos a los que tenemos que hacer frente constantemente a lo largo de nuestra existencia.

Y, algunos de nosotros los fomentamos.

No hay nada como aceptarse a uno mismo, empezando por observarse, siguiendo por conocerse, y acabando por abrazar todo lo que uno ve en sí mismo. Aún me cuesta comprender por qué, pero de alguna manera una de las características que me define es que soy una persona que se pone constantemente fuera de la zona de confort. No es fácil, me ha supuesto varias calamidades, infinitos de quebraderos de cabeza sin solución que preveo seguirán llenando mi mente y muchos momentos de ruptura emocional y física. No obstante, ponerme en tales tesituras cada poco tiempo me ayuda a recordar que siempre se pueden aprender cosas nuevas y que estar en cierta situación de vulnerabilidad propia del desconfort nos ayuda a estar alerta para absorber más y mejor si cabe todas las lecciones que nos quedan por vivir.

Cambio, cambio, cambio, rastreémoslo y adoptémoslo, porque la vida es demasiado corta y demasiado larga como para vivirla de forma monótona y abandonada a la versatilidad que la suerte, el destino, las coincidencias o Dios diseñen por nosotros.

 

Civil March To Aleppo

So it is happening. We are going to Aleppo. And we invite each and every one of you to join to walk in peace. All together.

 

It all started with Ania Alboth and her facebook post – “I can’t take it anymore. Should I just go there? Would it help? Should we go all together? Like ALL TOGETHER? Make the Balkan route, the sea route, and from Turkey to Syria? Same way, just other way round. All of us? If this could change things, if a crowd of Europeans would get to Aleppo, would you go with me?”. In a moment there were comments appearing. More and more people were joining the conversation. With all the madness around and inside we decided to act. Act as we can and act as we are able to. To show the civilian resistance. To show that we disagree. We are too many – we have had enough of feeling powerless. And together we are more. We couldn’t stand it any longer and we know that as citizens we have the power and strength. We want to manifest our attitude toward what is happening now. We know that we are not alone. We believe that thousands of people will join this March, for one day, for one week, for one month. Together we will walk in peace.

 

We believe this is our shared world and we are all responsible for how it looks like. We aim to transform social and political structures – structures which make war possible, structures we are all part of. There are more of us who share the values of peace, justice and equality, the ones that do not remain neutral in situations of injustice and cannot stay indifferent when seeing what is happening in Syria now. We consider it our shared problem and our shared responsibility. As we are all humans.

 

The march will start on 26th of December from Berlin and will go through the Czech Republic, Austria, Slovenia, Croatia, Serbia, Macedonia, Greece and Turkey, to Aleppo.

You can find more information on our webpage: http://www.civilmarch.org/

and Facebook page and event: https://www.facebook.com/events/979588475478509/

 

This March will be a united effort. An effort of each and every one of us who will walk his/her distance. We invite you to join the march, to join the movement, to share the information with your community and to stand for human rights with all of us. All together.

 

How you can join us, except for simply walking with us?

You can:

  1. share the information about the march with as many people as possible.
  2. write about the march on your webpage/blog/social media.
  3. give us your feedback and inputs about the march.
  4. share contacts you think might be useful for organization we still need medical help & contacts to organizations on the way.
  5. have plenty of amazing ideas we haven’t thought about yet.

 

We hope that we can count on you to help us make Civil March For Aleppo a big and meaningful event.

 

Will you join us?
Agnieszka and Civil March For Aleppo Crew

Apply to APU Self Discovery Camp

World Peace Initiative and Peace Revolution launch the 3rd APU Self Discovery Camp, after two very successful APU camps in March and September. It is open for other university students in Asia in order for them to gain a better understanding of themselves in 7 days at Himawan meditation retreat, a beautiful retreat in the north of Thailand!

Are you still trying to understand you who you really are and what you stand for? Do you feel caught up in your studies and need a break to just get away from it all to get a new perspective and some inner peace? Then join us today! APPLY HERE

Any questions? Check our call for participation to know more about this once in a life time opportunity.

fellowship-apu-3

Apply for the 4th MENA Salam Fellowship

mena fellowship

Peace revolution is delighted to present the 4th MENA Salam Fellowship that will bring together 30 young entrepreneurs from the MENA region on a 5-day inner peace journey in Tunisia (27-31 March 2017), while living in an inspiring calm nature.

Are you a young entrepreneur striving to create a better world through your impact?Join the 4th MENA Salam Fellowship where you will learn how to turn your failures into successes and how to eliminate the excess baggage in your life. We can then move forward together and work towards empowering ourselves, our circles, our region and all around the world. Let’s start the change!

mena

This fellowship will be the perfect opportunity for you to start connecting to your inner true self and create the potential for social transformation around you!

Assemble with the creative powers of youth! 

APPLY HERE

Apply for LATAM Peace Summit now!

World Peace Initiative introduces LATAM Peace Summit Latam Cumbre por la Paz 2016 will offer a three-day-long training for North America, Latin America and Caribbean residents. Thought as a peace gathering, where like minded change makers and peace activists will have the opportunity to talk about their own projects in peace building and also to unify and come up with new ideas on how can we keep promoting a Culture of Peace in our region through the practice of meditation.

APPLY FOR LATAM PEACE SUMMIT

baja

On the other hand, LATAM Peace Summit will also provide participants (and outsiders) to take part of special coaching sessions with Buddhist monks called Meditation Clinic, where the following kind of topics will be discussed: (1) meditation and self-development; (2) how to overcome obstacles and problems in life; (3) tools to discover your mission in life; (4) daily discipline and achieving goals; (5) how to manage your responsibilities and enjoy life; (6) how to let go of a problem; (7) how to be happy right here right now; (8) how to deal with pain; (9) if you practice meditation you can ask about your experience and get guidance; (10) how to remain peaceful in everyday life; (11) practice that you can do to improve your relationship with family and friends; (12) learn about Theravada Buddhist monk’s life; (13) or suggest your own topic or question.

APPLYING FOR MEDITATION CLINIC: Contact Diana Barrios or Gabriela Torres at coaching.latamsummit@gmail.com

meditation-clinic_1350