APRENDI A MEDITAR Y TODO EMPEZO A TENER SENTIDO

A inicios del año pasado pasé por unos problemas bastante difíciles que me debilitaron física y emocionalmente, me deprimí y me estresé mucho. Tenía dolores insoportables en el cuerpo, sobre todo en la espalda baja, cervicales y dolores de cabeza, que no me pasaban con ningún medicamento.

No solo tenía esos dolores, sino que mi ánimo andaba muy triste, me sentía muy cansada, tenía problemas para concentrarme y para recordar cosas. Esto me afectó incluso en danza, que siempre había sido un espacio de relajación y de conexión conmigo misma. No recordaba las coreografías, no podía coordinar las direcciones o movimientos y eso me frustraba un montón, tenia una actitud muy crítica conmigo misma, me ponía muy ansiosa, y todo se hacía más difícil. Mi apetito también se vio afectado. Tenía problemas para dormir, a pesar de que me sentía muy agotada. Y en general, todo me daba igual, ya nada me interesaba o me hacía feliz. En realidad fue una época muy difícil.

PArch IV (232 of 256)

Luego empecé a practicar mindfulness, aprendí a meditar y todo empezó a tener sentido. Me di cuenta de que todos mis dolores físicos, eran dolores emocionales que no quería enfrentar o resolver. Con la meditación aprendí a observar con amabilidad mis dolores, mis pensamientos, mis emociones sin juicios. Ya no me sentía triste o ya no evitaba sentirme así. Los dolores en mi cuerpo desaparecieron. Y, si se presentaban de alguna manera, sentía que podía escoger no sufrir, porque al final eso también forma parte de vivir. Mi alimentación también cambió, porque creo que me volví más consciente del efecto de mis elecciones en mi salud. Meditar me relaja pero también me enseña. Porque cada experiencia es diferente. Y si bien en ocasiones las experiencias pueden sentirse agradables y se puede disfrutar con tranquilidad del presente, la meditación también me ha enseñado a convivir con la incomodidad. Y, aunque no siempre es fácil enfrentar situaciones difíciles, es bueno sentir que con cada meditación, las cosas se vuelven más claras.

 

by Lucia Salas – Peru

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *